jueves, 7 de febrero de 2013

Hace un año el destino te propuso emprender un viaje. Te convirtió en niño, te dio un bastón y te enfundó unas botas. Después de tres días de camino comprendiste que ese era tu cielo y que allí te ibas a quedar. Para ser feliz. Eternamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario